Archivo del Autor: psv

EDUCACIÓN> Exposición ‘Material sensible’ 2019

Material sensible llega a su fase final con una exposición

Un grupo de mujeres que fueron sexualmente abusadas de niñas se ha reunido semanalmente en torno a una realidad compartida y su cámara de fotos para intercambiar historias, dar espacio a sus sentimientos y abrirse emocionalmente a través de las imágenes. Desde las fundaciones Photographic Social Vision y Fundación Vicki Bernadet se ha puesto en marcha la segunda edición de Material sensible , un proyecto participativo de creación artística en torno al abuso sexual infantil. El resultado se verá en forma de exposición del 24 de octubre al 9 de noviembre en la galería Chiquita Room.

Fotografia de Mireia M participante en el proyecto Material Sensible

Fotografia de Mireia M participante en el proyecto Material sensible

El poder de la imagen puesto al servicio de la metodología participativa, unido al acompañamiento terapéutico, son los dos pilares de Material sensible. En este proyecto que pone sobre la mesa un tema tan delicado como el abuso sexual infantil, la cámara se convierte para las participantes en una herramienta que les permite desahogar el trauma del pasado y reconectar, primero con ellas mismas, luego con las relaciones y entorno más inmediato, después con el mundo. Ahora que el proyecto se hace público en forma de exposición, ellas mismas reconocen la importancia de revelar los hechos y cómo el acompañamiento y el haber compartido en grupo sin sentirse juzgadas, ha sido fundamental durante todo el proceso. Este reencuentro con ellas mismas que se ha dado a lo largo de las sesiones y el empuje que les confiere saberse una víctima más, a través del reflejo y magia de las imágenes, les dota ahora de mucho poder en la exposición pública.

“Yo no tenía valor de decirlo con palabras y gracias a la fotografía fui capaz”

Para tratar el abuso sexual en menores, uno de los problemas de salud pública más graves y complejos, la palabra es insuficiente en muchas ocasiones. Si bien es importante nombrar, lo que desde fuera se pueda ver como algo de lógica aplastante (“hay que denunciar”) desde dentro puede ser un abismo. Por eso, el mero hecho de que las participantes hayan dedicado tiempo a construir un relato fotográfico propio, les ha permitido resituarse en relación a los abusos desde una postura empoderada. Desde el Área de Educación de Photographic Social Vision, responsables de la creación del proyecto, resaltan el enorme poder de la imagen a la hora de trabajar realidades complejas y traumáticas, a la vez que consideran necesario volver a colocar en la agenda pública, una y otra vez, un tema primordial que nos afecta y debemos abordar como sociedad.

Fotografía de Beatriz Burgos, participante en ‘Material sensible’ 2019

Explorar los propios límites, dotarse de herramientas que les permitan equilibrar su estado emocional, revisar el pasado y sus efectos, abordar el futuro con nuevos ojos… La fotografía ha sido durante este tiempo el espejo donde poder mirarse y revisar el trauma con una distancia de protección, a la vez que les ha permitido reflexionar sobre temas cruciales que rodean el abuso sexual infantil como la denuncia pública, el poder animar a otras víctimas a buscar ayuda, la integración, el cambio de enfoque… El próximo 24 de octubre compartirán sus experiencias con la inauguración de la exposición en la galería Chiquita Room.

Este proyecto ha sido posible gracias a la sensibilidad y generosidad de una donante particular.

 

 

Con la participación de la Junta d’Herències de la Generalitat de Catalunya en el financiamiento del proyecto.

EXPOSICIÓN> «Danzas Gitanas» de Jacques Léonard

Coincidiendo con la Fiesta de la Sal de la Escala, el 20 de septiembre a las 20.15 horas se inaugura en el Alfolí de la Sal la exposición de Jacques Léonard “Danzas Gitanas”. Se trata de un conjunto de 16 imágenes que ilustran escenas de baile que el fotógrafo captó en diversas manifestaciones de la cotidianidad y la fiesta de las comunidades gitanas con las que convivió. La muestra se podrá visitar hasta el próximo 3 de noviembre.

La muestra está organizada por la Alfolí de la Sal, el el Museu de l’Anxova i de la sal y el Ajuntament de l’Escala.

El mismo día y también al Alfolí de la Sal habrá una actuación de diferentes intérpretes de Cantos y danzas de los gitanos del Rajasthan y de Cataluña.

El Archivo Familia Jacques Léonard, con negativos y copias vintage de principios de los 40 hasta los 70, ha sido heredado por sus hijos Santiago y Alex Léonard, y es en la actualidad representado por Photographic Social Vision. Más información aquí.

EXPOSICIÓN> «Salvador Dalí. Jacques Léonard»

Del 20 al 29 de septiembre

Os anunciamos que del 20 al 29 de septiembre estaremos presentes en el Festival Internacional de Fotografía InCadaqués. Y lo haremos con una exposición conformada por fotografías de Jacques Léonard a Salvador Dalí que tendrá lugar en la Galería Oda (C/ Curos, 8, 17488 Cadaqués), a tan solo 100 metros de la iglesia de Cadaqués. Durante diez días, el pueblo se convierte en el espacio de expresión de fotógrafos de todo el mundo. El evento se caracteriza también por posibilitar el encuentro entre coleccionistas y artistas.

Salvador Dalí, lugar y fecha desconocidos. Archivo Familia Jacques Léonard

Salvador Dalí. Jacques Léonard

La relación de Jacques Léonard con Salvador Dalí se remonta a principios de los años cincuenta cuando el fotógrafo fue presentado al pintor por Alberto Puig Palau, industrial textil de la burguesía catalana, amigo y protector de artistas al que los gitanos bautizaron como “Tío Alberto”.

En aquel momento, Jacques Léonard no había contraído aun matrimonio con Rosario Amaya a quien Salvador Dalí había pedido que posara como modelo, propuesta que ella rechazó.

Salvador Dalí, Port Lligat, 1963

Desde entonces sabemos, a través de los negativos que conserva el hijo del fotógrafo Santi Léonard, que realizó tres reportajes con el pintor como protagonista. El primero, en 1955 para la publicación Revista, el segundo en 1957 para La Gaceta Ilustrada y el tercero en 1963 que desconocemos si llegó a publicarse.

Salvador Dalí, Port Lligat, 1957

La presente muestra incluye imágenes de los tres reportajes y en ellas podemos apreciar la habilidad de Léonard para retratar a Dalí como buen actor que fue, representando el personaje que él mismo había creado, y también al artista en su intimidad con una actitud alejada del gesto artificioso y que denota la complicidad existente entre el fotógrafo y el pintor.

La Fundación Photographic Social Vision representa al Archivo Familia Jacques Léonard desde el año 2015 y ha organizado esta muestra con InCadaqués y la colaboración de l’Arxiu Fotogràfic de Barcelona.

EXPOSICIÓN> «Joana Biarnés, moda a pie de calle»

Del 27 de septiembre al 22 de diciembre

Estamos encantados de poder presentaros una nueva exposición de nuestra representada Joana Biarnés. La Fundación Photogràphic Social Vision, entidad comprometida en divulgar y potenciar el valor social de la fotografía documental, junto con el Centre d’Art de Tarragona inauguramos “Joana Biarnés, moda a pie de calle”, una exposición que descubre 88 fotografías inéditas de moda de los años 60 y 70 de la primera mujer fotoperiodista de España.

Modelo con un peinado del peluquero Rapel, Madrid, 1967
La muestra “Joana Biarnés, moda a pie de calle” hace un recorrido por la fotografía de moda durante los años sesenta y principios de los setenta por Barcelona, Madrid y capitales mundiales del prêt-à-porter como París y Londres. La exposición incluye fotografías de la revista La Moda en España, donde Biarnés empezó a colaborar en los sesenta cubriendo crónicas de moda del alta costura barcelonesa, la más importante del Estado en aquel momento. Después, y gracias a su trabajo en el diario Pueblo, Biarnés se convirtió en la cronista de la moda de la capital española y de la sociedad madrileña.

La exposición resume una faceta poco estudiada de la fotoperiodista, 15 años de dedicación a la fotografía de moda justo cuando evolucionó de lo formal y lo clásico a la transgresión de los discípulos de Balenciaga, André Courrèges y Paco Rabanne, pasando por el movimiento hippie. Joana Biarnés vivió de primera mano estos cambios. Además, y gracias a su formación de fotoperiodista, Biarnés situó a las modelos en la calle, dejando de lado la fantasía y sofisticación que imperaba en la fotografía de moda de aquellos momentos.

Model con un maxivestido de Antonio Nieto, septiembre 1971

“Joana Biarnés, moda a pie de calle” incluye fotografías de reconocidos modistos barceloneses como Asunción Bastida, Pedro Rodríguez y Carmen Mir, y de los madrileños Lino o Elio Berhanyer; de las jóvenes promesas del momento en la capital española como Marbel Jr., Miguel Rueda, Juanjo Rocafort y Antonio Nieto -diseñador de su traje de boda y del de Karina para el Festival de Eurovisión, e instantáneas de Courrèges, Paco Rabanne o Mary Quant en Paris y Londres. Además, la exposición incluye fotografías de la Gauche Divine barcelonesa, así como fotografías de Massiel, Karina, Tita Cervera o Marisol.

Marisol en una sesión de moda, cercanías de Madrid, 1967

La exposición está comisariada por Josep Casamartina i Parassols, historiador y crítico de arte, arquitectura y moda, escritor, guionista y director de la Fundación Antoni de Montpalau, que reúne una de las colecciones textiles más destacadas y representativas del Estado español. La exposición ha sido organizada por el Centre d’Art de Tarragona y la Fundación Photographic Social Vision producida por el Ajuntament de Tarragona con el apoyo del Ajuntament de Terrassa que también acogerá la muestra en 2020.

EXPOSICIÓN> HOTEL CASA VOLVER

El talento de nuestros representados en el Hotel Casa Volver
Ya está inaugurada nuestra última exposición colectiva. Se trata de “Barcelona Street Photography”, una colaboración de la Fundación Photographic Social Vision con el Hotel Casa Volver, en el que 4 autores socios de la fundación presentan y ponen a la venta 72 obras fotográficas suyas en diferentes espacios del recién inaugurado hotel (La Rambla, 129). Los fotógrafos, Alicia Omedes Marial, Maite Caramés Pons, Renata D´Angelo y Bonaventura Durall Aulet, pertenecen a la escena local y con su obra seleccionada para esta muestra ofrecen múltiples y estimulantes miradas de la ciudad de Barcelona.

Foto de Maite Carames

Desde la fundación seguimos con el objetivo de potenciar el valor social de la fotografía documental apoyando a nuestros autores en la difusión de sus proyectos. Desde el Área Profesional exploramos nuevos formatos y espacios donde favorecer que el público disfrute del talento de nuestros representados.

En este caso de la mano de Casa Volver, un espacio que en poco tiempo se ha afianzado en Barcelona con su refrescante e innovador concepto que aúna el buen hacer de arquitectos, diseñadores de interiores y creadores profesionales con estudios afincados en nuestra ciudad. Exponiendo “Barcelona Street Photography” los usuarios del hotel conviven y abrazan el espíritu de la ciudad reflejando su esencia a través de la fotografía.

La muestra de los cuatro autores está dispuesta en las habitaciones, pasillos y hall del hotel, y encajan a la perfección con la filosofía de Casa Volver: sentirte como en casa, cómodo y rodeado de creatividad, lo cual inevitablemente provoca el deseo de regresar.

Este proyecto ha contado con la colaboración de nuestros queridos Photolover 19, los laboratorios EGM, Copia Lab, Visual Korner y las enmarcaciones de Angle,

Autores

Alicia Omedes Marial (Barcelona, ​​1948)

Encuentros fugaces y de tinte fantástico captados por una intrépida mujer de 70 años equipada con un móvil y una curiosidad y energía inagotables. Alicia observa, descubre y captura paisajes urbanos invadidos por seres que toman vida gracias a los reflejos de cristales y escaparates. “Wondeland” es búsqueda y recreación de relatos casi imposibles. Una aventura visual trepidante, refrescante, cargada de humor, que estimula al espectador a mirar de forma distinta la ciudad de Barcelona y a sus habitantes.
Obra expuesta en la Primera Planta

Instagram: @alicia.omedes

Maite Carames (Barcelona, 1972)

Utiliza la fotografía como imagen narrativa, o contada en forma de relatos, series o secuencias. Lo cotidiano y banal es puesto en escena para mostrar la frágil línea que existe entre la realidad y la ficción. Siempre desarrolla su obra en la frontera de la creación artística y el terreno documental. Los espacios, la naturaleza, los objetos, el humor, el abandono y la huella del tiempo son protagonistas habituales de sus historias. Su mente es una fuente inagotable de conciencia creativa y la responsable de estos relatos verosímiles y estimulantes.

Obra expuesta en el Lobby y la Cuarta Planta
Instagram: @maitecaramesphoto

Renata Faconti D’Angelo (Sao Paulo, 1971)

Brasileña, arquitecta, substituye el Atlántico por el Mediterráneo con el cambio de milenio. Siempre ha ido con una cámara en mano, es su tercer ojo y lo que la anima a expresarse. Hoy la cámara de su iphone es su amiga inseparable con la que retrata sistemáticamente todo lo que la rodea.

Obra expuesta en la Tercera Planta
Instagram: @renatadangelo

Bonaventura Durall (Barcelona, 1968)

Se inicia desde muy joven en la fotografía de forma totalmente amateur y auto-didacta. Perspicaz observador, no pierde detalle de gestos, texturas y del vaivén de inquietantes seres que habitan las calles de la ciudad. Amante de la luz mediterránea, es uno de los habituales street photographers que se pueden ver disfrutando con su cámara por Ciutat Vella.

Obra expuesta en la Segunda Planta.
Instagram: @bonaventuradurall / @venturadurall

EDUCACIÓN> Avanza ‘Material sensible’ 2019

Una exposición de fotos para sensibilizar sobre el abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil sigue siendo uno de los problemas de salud pública más grave y complejo que debemos afrontar como sociedad. En la mayoría de los casos se convierte en una experiencia muy traumática que incide de forma negativa en el desarrollo de la persona tanto física como psicológicamente; las secuelas perduran casi siempre hasta la edad adulta y afectan también a su entorno. En el segundo taller de fotografía participativa “Material sensible”, en el que trabajamos junto a la Fundación Vicki Bernadet con personas que padecieron abusos en la infancia, las protagonistas experimentan con la imagen para resituarse respecto a las situaciones abusivas que sufrieron y transitarlas, en la medida de sus procesos, hacia una vía más consciente para revelar los hechos y poner en juego su capacidad de resiliencia.

Fotografía de Beatriz Burgos, participante en ‘Material sensible’ 2019

Entre los principales impedimentos para revelar el abuso a las familias, las personas alegan el miedo a no ser creídas, la vergüenza o el temor a causar problemas en su núcleo familiar. Así como el desconocimiento, la falta de conciencia de haber sido víctimas de abuso o la desconfianza en los adultos y profesionales, hacen que la mayoría de niños, niñas y adolescentes no pidan ayuda para hacer frente a una situación de abuso. Además, entre el 80 y el 85% de los abusos se dan en el entorno intrafamiliar, lo que también dificulta dar el paso hacia la denuncia. “Entrar en la familia es como entrar en la mafia”, asevera Beatriz, una de las participantes del taller. Y es que el hecho de experimentar una situación de abuso por parte de alguien de supuesta confianza hace aún más complicada esta problemática. La formación y la información, tanto en la infancia como a los profesionales, se presentan por lo tanto imprescindibles, para dotarles de herramientas y estrategias que empoderen a los niños y niñas a la hora de pedir ayuda, u ofrecerla en el caso de los profesionales, en posibles situaciones abusivas. “Que no haya ni un solo colegio donde no se hable del tema y se trabaje en la formación y la prevención. Es crucial tender una mano a los niños.”, advierte la participante de esta segunda edición de “Material sensible”.

“Somos muchos y muchas las que compartimos haber pasado por esto”

Beatriz reconoce cómo la experiencia, que califica como “removedora” y renovadora, se ha ampliado enormemente gracias al grupo. “He aprendido mucho de las demás, porque he ido descubriendo cosas y entendiendo e hilando experiencias que hasta ahora había llevado en soledad durante tantos años. Sin compartirlas, las puedes entender pero es algo que se queda aislado, sigo estando yo sola con ello. Es en el intercambio y cuando lo escuchas de las demás cuando lo puedes incorporar en tu vida. Además, me he dado cuenta de que no solo no estamos solas si no que somos muchos y muchas las que compartimos haber pasado por esto. Las estadísticas están ahí.

Según el informe sobre abuso sexual infantil en Catalunya, publicado en octubre de 2016, “la escucha infantil o adolescente resulta imprescindible para poder protegerlos de situaciones de violencia. Los niños han de tener información sobre este derecho para poder ejercerlo y han de disponer de canales para expresarse en un entorno que les de la confianza de que si explican lo que les pasa se les tendrá en cuenta seriamente”. Sobre todo, cuando los abusos ocurren dentro de la familia es fundamental que puedan acogerse a una escucha externa y que confíen en que alguien de fuera de la familia puede brindarles apoyo. Por eso, y avaladas por la experiencia, sabemos también que nunca es demasiado tarde para hablar. Y que es urgente y muy necesario visibilizar el abuso social infantil con delicadeza y con determinación, para poder reparar y para poder prevenir. En este sentido, trabajar en el taller desde un marco inicial de libertad, absoluta confidencialidad, respeto y acompañamiento, permite a las personas que forman parte de él abordar con mayor confianza sus procesos y abrirse al propio asombro en la evolución. Ayudada por la cámara, Beatriz reconoce cómo “la fotografía ha sido ese hilo del que tirar para que aparecieran todas las historias. He aprendido a jugar, a dejarme llevar, a no exigirme, a abrirme a ver qué pasaba sin presión por el resultado. Ha sido un trabajo para mí y eso me ha hecho dar un salto para aprender a utilizar la fotografía como herramienta personal, para expresar lo propio, lo de adentro.”

Fotografía de Beatriz Burgos, participante en ‘Material sensible’ 2019

La fotografía permite nombrar lo innombrable

Tras meses de trabajo, el resultado del taller se verá el próximo mes de octubre en forma de exposición con las imágenes de las participantes en la galería Chiquita Room. Para Beatriz, por ejemplo, este proyecto le ha dado ese empujón para hacerlo público y “que lo mire quien quiera mirarlo”, en la exposición. “Es algo que yo quería hacer, no sabía bien cómo pero ha sido un proceso que ya no voy a parar. Hay personas que todavía no sé si quiero que lo sepan o no lo sepan pero lo que sí sé es que ya no quiero seguir haciendo el esfuerzo para ocultarlo. Para mí, exponer supone dar un gran paso puesto que, como en la mayoría de familias, el abuso es un secreto a voces. ¿Por qué tengo que seguir ocultándolo? Me gusta este proyecto y me siento muy orgullosa del trabajo y quiero enseñarlo, no por mí sino por todas y por todos. Quien no lo sepa lo sabrá, quien no quiera que no mire, cada uno que haga lo que quiera.”

En Photographic Social Vision entendemos la fotografía como una herramienta que es capaz de abrir una vía de reconquista del poder personal. En el caso de “Material sensible”, el objetivo es además acompañar a estas personas en sus procesos de recuperación y ofrecerles la fotografía como herramienta de expresión a través de la creación de una obra artística, dado que el potencial de las imágenes para nombrar lo innombrable es enorme. O como dice Beatriz: “con las fotos se pueden decir cosas que necesitan algo más que palabras.” Por eso, en las sesiones, hemos alternado el aprendizaje de cuestiones técnicas con aspectos psicológicos y emocionales muy sensibles, que se verán desvelados en la muestra como historias visuales de su propia realidad. El arte y la fotografía impulsan así un proceso de creación en el que cada persona puede explorar, investigar y desplegar su relato personal. Al hacerlo público y compartirlo con la sociedad en una exposición, también ayuda a la sensibilización y a la toma de conciencia. Este será pues un pequeño final, pero no más que otro comienzo. Para Beatriz: “el proceso no acaba, más bien empieza ahora y el despertar del gusto de trabajar para mí desde el interior me ayudará a continuar. Cuando sacas algo, lo colocas fuera, lo trabajas y lo miras de otra forma, queda un espacio dentro donde ya no está lo que había y puedes poner algo nuevo.”

Este proyecto ha contado con la colaboración indispensable de FUJIFILM

Exposición > ‘Mirades de futur’

Ya están expuestas al público las imágenes creadas por los chicos y chicas partipantes en la nueva edición del proyecto de mentoría y fotografía para jóvenes tutelados organizado por la asociación Punt de Referència, en el que hemos participado, por tercer año consecutivo, asesorando e impartiendo clases específicas desde el área de Educación de Photographic Social Vision.

La exposición de fotografía participativa, llamada “Miradas de futuro” y que se inauguró este martes 11 de junio, se podrá visitar gratis hasta el 25 de junio en el Espai de fotografia Francesc Català-Roca.

Se trata de un momento clave dentro del proyecto “GR 16-18: Art per afrontar l’emancipació” (“GR 16-18: Arte para afrontar la emancipación”), una mirada colectiva que hace visible el relato de la juventud tutelada. Así es como los jóvenes participantes pueden compartir su visión sobre las cuestiones que más les inquietan: el paso del tiempo, la incertidumbre, los miedos y las ilusiones en relación a su proceso de emancipación; que a menudo son difíciles de expresar con palabras.

Presentació de l’exposició ‘Mirades de futur’

Un reto afrontado con imágenes

Para las y los jóvenes tutelados, llegar a la mayoría de edad no es un sueño, sino un reto. Cuando estos adolescentes tutelados por la administración deben emanciparse, lo hacen desde una posición vulnerable por su experiencia vital y porque tienen que hacer un sobreesfuerzo para construir un futuro digno, previniendo la exclusión social a la que están expuestos.

Dirigido a adolescentes de 16 a 18 años acogidos en recursos residenciales y que se encuentran en la última fase de tutela, el proyecto GR 16-18 les proporciona el acompañamiento de mentoras y mentores, jóvenes voluntarios de 25 a 30 años que los ayudan a ganar en confianza, a pensar en su futuro y tomar decisiones. El objetivo es mejorar sus recursos, poniendo énfasis en las competencias de iniciativa, de autoconocimiento, de expresión de las emociones y relacionales.

En esta edición, el proyecto de fotografía participativa se inició a finales de octubre de 2018 y culmina en junio con la exposición donde presentan el camino realizado, representando con imágenes sus reflexiones, dudas, experiencias, preocupaciones, inquietudes y sueños en relación a su proceso de emancipación.

Exposición “Mirades de futur”

Espai de fotografia Francesc Català-Roca (C. de Llança, 21).

Entrada libre.

Horario hasta el 25 de junio de 2019:

Lunes, de 17 a 19h.
Miércoles, de 12 a 14h.
Viernes, de 17 a 19h.

EDUCACIÓN > ‘Material sensible’ 2019

La fotografía para recuperar el poder personal

En marzo se puso en marcha una nueva edición de “Material sensible”, el proyecto de fotografía participativa impulsado por el Área de Educación de Photographic Social Vision que, junto a la Fundación Vicki Bernadet, acompaña a personas que sufrieron abusos sexuales en la infancia. Durante este tiempo, el grupo de participantes, todas mujeres esta vez, utiliza la fotografía como medio para reconstruir su relato y se prepara para hacer público el resultado en una exposición que acogerá el nuevo espacio artístico de Barcelona, Chiquita Room, y se inaugurará el próximo mes de octubre.

Fotografía de Beatriz Burgos, participante en ‘Material sensible’ 2019

La mitad de los delitos sexuales se perpetran contra menores

Las cifras de los abusos sexuales en España siguen siendo aterradoras: el primer gran informe de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, que se hizo público al final del año pasado, refleja un incremento de casos del 30% desde 2012 —de 9.008 casos se ha subido a 11.692 en 2017— y arroja un dato escalofriante: el 50% de las víctimas son menores. Cataluña, Andalucía, Madrid, la Comunidad Valenciana, Navarra, Canarias y Baleares encabezan la lista de comunidades con mayor incidencia. Una lacra social que, siendo perpetrada mayoritariamente por hombres, afecta en su mayoría a mujeres, niñas y niños, quienes ostentan mayor indefensión. La mayor sensibilización social hace que los abusos sexuales se conozcan cada vez más, puesto que lejos de disminuir el número de casos, además ahora se habla más de ellos y cada vez hay más denuncias. Con urgencia, hacen falta leyes, políticas, educación y, sobre todo, hacernos cargo como sociedad, entre todas y entre todos.

La metodología en fotografía participativa desarrollada durante años por el Área de Educación de Photographic Social Vision con diferentes colectivos vulnerables se centra en observar y reconocer para entender, permitiendo a las personas en situaciones de riesgo que reconecten con sus recursos personales, que utilicen la fotografía para reconstruir sus propias historias y para documentarlas en primera persona, para romper patrones, vivir desde una mayor libertad y hacerse cargo de su propia realidad. Una realidad, que en el grupo de mujeres que participan de esta nueva edición de “Material sensible”, tiene como gran eje común la reparación de su identidad: a pesar de las diferencias entre sus historias, vivencias, orígenes o estrato social, es una constante que su inocencia como niñas se arrebató en el abuso y que ese hecho ha marcado el resto de su vida. Puede variar la manera en que se han hecho cargo de sí mismas, la forma en que han reconectado con su poder y su sexualidad, y cómo han reparado el daño del que muchas veces sienten cómplice a la sociedad. Pero la brecha devastadora que abrió el abuso hacia ellas es la misma. Ahora son ellas quienes disparan con la cámara.

A lo largo de estos meses, las profesionales Alice Monteil y Mireia Plans, del Área de Educación, junto a la psicóloga Núria Grau de la Fundación Vicki Bernadet, acompañan a estas mujeres en su recuperación, ofreciéndoles la fotografía como herramienta de expresión y potencial creativo para contar su propia historia y romper el bucle que las sitúa como víctimas. Así, se convierten de nuevo en protagonistas de sus propias vidas para tomar decisiones, acogerse al derecho a equivocarse, rectificar, y ser dignas dueñas de su propia realidad. El aprendizaje pasa por cuestiones técnicas, pero sobre todo por aspectos psicológicos y emocionales muy sensibles de su propia historia, puesto que la gravedad de cada situación no viene marcada sólo por el delito en sí sino por cómo cada persona vivió la experiencia. Facilitar a estas personas en situaciones de riesgo el uso de la fotografía como herramienta para reconstruir sus propias historias y documentarlas en primera persona sigue siendo, 18 años después, buena parte de la razón de ser de esta Fundación.

ENTREVISTA > John Moore, ganador del World Press Photo del Año

John Moore © Anna Fàbrega

Hablamos con el fotógrafo John Moore, autor de la imagen que ha obtenido el World Press Photo del Año.

Su fotografía para Getty Images titulada “Crying Girl on the Border” (“Niña llorando en la frontera”) ha obtenido no sólo el premio estrella del World Press Photo 2019, si no también el 1.er puesto en la categoría Spot News (Noticias de actualidad), que puede sumar a otros galardones recibidos en anteriores ediciones del mismo concurso por su visión de la crisis de vivienda en EE.UU. (2012), del asesinato de Benazir Bhutto en Pakistán (dos premios en 2008) y de la guerra de Irak (2005).

Pero la imagen que encabeza la exposición de 2019 recorrió tan largo camino como sus protagonistas. Antes de ser premiada, ejerció como símbolo del rechazo a la doctrina Trump de “tolerancia cero” con los migrantes. También sirvió de base a un controvertido fotomontaje (que enfrentaba los lloros de la niña con un Donald Trump displicente) en portada de la revista Time. E incluso fue duramente criticada al saberse que Sandra y Yanela Sánchez, la madre e hija que en ella aparecen, no fueron finalmente separadas, como sin embargo sí lo fueron al menos 2000 menores y sus familias, en el curso de tan sólo 6 semanas, hasta que el presidente estadounidense se vio forzado a rectificar en este controvertido asunto.

 

Tu instantánea de la detención de estas migrantes sufrió muy diversas interpretaciones. ¿Cómo afecta al fotoperiodismo la manipulación ideológica de todo signo?

En el polarizado clima actual, es inevitable que una imagen emocional y potente sea vista desde perspectivas políticas. Como fotoperiodista, creo que es algo que hay que aceptar, aunque tu enfoque haya sido claro y directo. La noche en que tomé la foto, no había forma de saber si madre e hija serían separadas y esa ambigüedad estaba clara en mi pie de foto. Cuando una semana más tarde supe que seguían juntas, me sentí aliviado. Quizás la imagen conmovió a tanta gente por la posibilidad tan real de que fueran separadas, cosa que sí ocurrió a muchos otros inmigrantes.

Crying Girl At The Border © John Moore

En estos tiempos digitales en que la gente suele tomar partido sin antes reflexionar debidamente, parece que muchos aún creen que la fotografía presenta verdades absolutas. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Como fotoperiodistas, si fotografiamos con pasión y, a la hora de poner pies de foto, lo hacemos con precisión y contextualizando, entonces nos hallamos en terreno seguro. En el caso concreto de la imagen que comentábamos, los editores podían ir a la fotografía original, colgada en la web de Getty Images, y ver que su título era preciso y que la instantánea era presentado de una manera clara. No podemos controlar el ciclo de vida de una imagen en las redes sociales, pero podemos controlar el contenido original y presentarlo con precisión.

Lo que sin duda invita a la reflexión es tu libro, “Undocumented: Immigration and the Militarization of the United States-Mexico Border” (“Indocumentados: inmigración y la militarización de la frontera entre Estados Unidos y México”), que abarca nada menos que una década de trabajo, en el que contribuyes a poner cara a las estadísticas sobre migraciones. ¿Cómo logras crear confianza a ambos lados de la frontera, tanto con migrantes como con fuerzas de seguridad?

Efectivamente, siempre he tratado de humanizar estas complejas cuestiones sociales. A lo largo de los años, las agencias fronterizas de EE. UU. me han concedido acceso decenas de veces. Aunque a veces no les gusten algunas de mis imágenes en concreto, saben que mi cobertura es justa y que estoy abierto a mostrar muchos aspectos de estos temas. Si me han seguido dando acceso tras “Crying Girl on the Border” es porque se trata de una imagen veraz y forma parte de un trabajo muy amplio.

También sigo trabajando con confianza en la comunidad de inmigrantes. Por supuesto, resulta útil que yo hable español, y es igual de importante que los trate con respeto y dignidad. Reaccionan de igual forma. Siempre me aseguro de aclarar que soy fotoperiodista y no un fotógrafo que trabaje para ninguna agencia federal. A veces, prefieren que no muestre sus caras y otras que no les fotografíe en absoluto, y por mí no hay problema, es algo que respeto. De hecho, sigo en contacto con varios de los inmigrantes que he fotografiado en los últimos diez años.

¿Qué has aprendido sobre el ser humano en tu interacción con estas personas?

He aprendido que, sin importar qué lado de la historia esté contando, si te acercas a la gente de forma honesta y estableces un nivel básico de confianza, ellos dejan que entres en sus vidas, incluso en momentos complicados. Quiero que la gente sienta que explico sus historias con precisión y me esfuerzo para mantener mi parte de ese trato.

Tu trabajo ha sido premiado numerosas veces por el concurso World Press Photo, pero nunca antes en la categoría más reconocida, la de la foto del año. ¿Cómo asumirías que tu imagen fuera presentada como la mejor entre todas las publicadas en 2018? *

Obviamente, es un inmenso honor tener una imagen mía considerada para World Press Photo del Año. Como ocurria con mis imágenes galardonadas por el concurso en años anteriores, esta muestra un momento dramático en la historia. Y al igual que mis colegas en esta profesión, me aplico a fondo para estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Es un privilegio poder contar historias importantes en imágenes.

* Esta entrevista fue realizada antes del 12 de abril de 2019, cuando se entregaron los premios World Press Photo 2019.

Autor de la entrevista: Carlos G.Vela

 

UTOPIA MARKETS > Pep Escoda

¡Pep Escoda te dejará retratado en Utopia Markets Photo!

Christopher Walken by Pep Escoda

¿Te gustaría ser retratado por un fotógrafo profesional de alto nivel? Pues el excelente retratista Pep Escoda, autor de muchas portadas de la revista Icon y socio de Photographic Social Vision, estará este fin de semana en la cuarta edición de Utopia Markets Photo, junto a otros compañeros del sector, ¡realizando retratos personalizados tan especiales como estos!

© Pep Escoda

Del 10 al 12 de mayo de 2019, se celebra esta nueva cita con el evento organizado por la asociación cultural Utopia 126 (c/ Cristóbal de Moura, 126), que reunirá alrededor de sesenta fotógrafos que venderán su obra directamente al público en tres días llenos de actividades. Allí estarán profesionales como Maite Caramés (también socia de nuestra Fundación, que presentará su obra “De Profundis – Marviva”), Ferran Freixa, Fernando Moleres, Toni Riera, Sasha R Gregor, Mario Montero, Marta Más, Helena Aguilar, Nono Arruga, Maria Huerga, Enric Curto, o el también socio de Photographic Social Vision, Daniel Loewe, en una magnífica oportunidad para descubrir, hablar y comprar obra original o seriada directamente a los autores.

También habrá diversas actividades, como un photo-concert flamenco con fotos de Joan Tomás, la proyección de In No Great Hurry” sobre Saul Leiter, la exposición “Col·lecció de col·leccions” de Santiago Garcés, una presentación de fotografías de Leopoldo Pomés, junto con Karin Leiz, acompañadas por el piano de Mauricio Villavecchia … Además de instalaciones, talleres y espectáculos tanto para niños como para adultos, o el siempre sorprendente photocall de Utopía Markets Photo.