Archivo de la categoría: noticias

EXPOSICIÓN > Proactiva Open Arms

La exposición itinerante “No más vidas a la deriva. Proactiva Open Arms”  llega a Sant Cugat

Ésta es una exposición colectiva que difunde cronológicamente la mirada de los principales periodistas visuales, nacionales e internacionales, que han sido testigos de la labor de la ONG catalana Proactiva Open Arms. El principal objetivo de la organización es proteger los derechos humanos en el mar y las vidas que se quedan a la deriva, para evitar muertes sin sentido rescatando a los refugiados que intentan llegar a Europa huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza. La muestra nos hace testigos directos de la crisis humanitaria y de las misiones que se llevaron a cabo en las costas de Lesbos (Grecia) desde septiembre del 2015 y en el Mediterráneo Central desde junio de 2016 hasta hoy.

Autores: Algunos de los mejores fotoperiodistas del mundo: Anna Surinyach, Aris Messinis, David Ramos, Edu Bayer, Giacomo Zandonini, Giorgos Moutafis, Marcus Drinkwater, Olmo Calvo, Ricard Garcia Vilanova, Santi Palacios, Sergi Camara, Yannis Berhakis, Samuel Nacar, Pau Coll y Xavier Bertral.

Fotografías del evento > Mar Garro Lleonart

Exposición actual > Casa de Cultura de Sant Cugat
Fechas: 9 oct. >  18 nov. 2018
Inauguración: 16 octubre 2018 a les 19h.
Llugar: Casa de Cultura, Sant Cugat del Vallès.
Más información aquí.

Esta exposición es itinerante, si te interesa exponer este contenido aquí puedes ver la disponibilidad y el contacto.

 

Más y más gente genial

Más Gente Genial Besós es un proyecto realizado en colaboración con Red sin gravedad en el que los participantes aprenden como hacer buenos retratos en la calle. Con la ayuda de un estudio móvil se fotografía a los vecinos y vecinas del barrio del Besòs como modelos, utilizando las imágenes como herramientas de expresión personal y con el objetivo de generar espacios de vínculo y contacto social.

El proyecto Gente Genial de fotografía participativa, que empezó en 2009 en el barrio Sant Martí, utiliza la fotografía como herramienta de transformación personal y social para reforzar la identidad y promover la inclusión social. Photographic Social Vision y Red sin Gravedad comparten el objetivo, en este caso, de sostener las necesidades y deseos de personas que han vivido experiencias en el campo de la salud mental y la diversidad funcional.

¡Hasta el 25 de julio, en el Besós encontrarás a gente genial retratando a gente genial!

Más información sobre talleres de fotografía participativa aquí.

EXPOSICIÓN > ¿Qué hacemos aquí?

Punt de referència: què fem aquí?

Dies: Del 5 de juny de 2018 al 19 de juny de 2018
Espai: Espai Arenes (Llança, 21)

Exposició col·lectiva dels joves del programa de mentoria de l’Associació Punt de Referència

Aturar-se i reflexionar sobre què fem aquí, què sentim i què volem dir. D’aquí neix “Què fem aquí?”, una exposició fotogràfica participativa, resultat d’un projecte de mentoria grupal per a joves que realitza l’Associació Punt de Referència, on la fotografia participativa, de la mà de les talleristes de l’Àrea d’Educació de Photographic Social Vision, es converteix en el mitjà per expressar les seves inquietuds, incerteses i anhels que sovint són complicats d’abordar amb paraules.

Amb la col·laboració de Photographic Social Vision i Fujifilm.

Horari de visita:
Dilluns, dijous i divendres, de 17 a 19 h
Dimarts i dijous, de 12 a 14 h

Lloc: Espai de fotografia Francesc Català-Roca (C/ de Llança, 21)
Entrada lliure

Més info aquí.

La “LatidoAmerica” de Javier Arcenillas

©Javier Arcenillas 

El fotoperiodista Javier Arcenillas, ganador del tercer premio World Press Photo 2018 en la categoría de Proyectos a Largo Plazo con “LatidoAmerica”, cuenta su experiencia en el continente a Silvia Omedes, Directora de nuestra fundación.

Silvia Omedes (SO) ¿Qué te supone haber ganado un World Press Photo?

Javier Arcenillas (JA) Para mí ganar un premio en World Press Photo supone muchísimo, ya que lo que más me gusta de mi profesión es que mi trabajo tenga difusión, que se vea en todas las partes del mundo. Y eso con World Press Photo está garantizado.

Además, supone un grande hito en mi currículum como fotoperiodista. Podría casi borrar la mitad de él y solo decir que tengo el World Press Photo. Y por último siento un gran orgullo: creo que el premio es la aspiración de muchos fotoperiodistas. En mi caso es mi “doctorado” por un trabajo, o yo lo siento así.

El World Press Photo es un reconocimiento a un proyecto en el que he trabajado mucho tiempo. No es una gran foto hecha en un momento de tensión con cierta habilidad. No. Es un premio a un trabajo que ha conllevado mucha reflexión, mucha paciencia y sensibilidad, mucha pérdida de tiempo y dinero, y muchas pérdidas afectivas ya que he perdido amigos por el camino.

SO. Tus fotografías de América Latina representan a menudo una sociedad violenta y con graves problemas…

JA. Es cierto. Y en mi opinión uno de los motivos por los cuales la situación es así es la mala planificación social, y la insuficiente y poco cualitativa educación pública. No creo que se deba invertir en seguridad, sino en educación. Con esto no quiero decir que las personas allí son todas malas. Al contrario, son ricos de espíritu, corazón y tan inteligentes como nosotros, aquí nadie está por encima de nadie. Pero, en muchos de estos países, la situación de la educación estatal es pésima: solo estudias si te puedes permitir ir a un colegio privado. Y pocos pueden.

Yo hago fotos a asesinos, pero intento no juzgar. ¿Es culpable el asesino? Si…pero ¿Qué sabemos de ellos? ¿Porqué han llegado a eso? Probablemente sean fruto de una consecuencia y esa consecuencia es la que yo intento averiguar…,en una sociedad psicológicamente perturbada.

Cuando estoy allí intento comprenderles y estar con ellos. Cuando voy intento empatizar con ellos y con la situación. Y allí he construido grandes lazos afectivos. Guatemala, Honduras, México, para mí son mi casa.

SO. Tu trabajo premiado es en la categoría Proyectos a Largo Plazo…

JA. Sí, y así es como concibo mis fotografías. No es que no existan “solas” pero tienen significado completo enmarcadas en proyectos largos, que requieren mucho tiempo. Y en el cual la reflexión, el pensamiento y la técnica están muy presentes. Yo fotografío para realizar un trabajo conjunto, completo. No soy un “mono-captador” de fotos. Siento la necesidad de contar una historia completa.

En este World Press Photo han premiado también a Daniel Beltrá por un trabajo, ¡pero es que Daniel lleva 20 años haciendo ese “trabajito”!.

SO. Sintiendo el World Press Photo como un colofón a 9 años de dedicación a un tema… ¿A cuál querrías enfrentarte en los próximos años? ¿Puedes hablarnos de un proyecto futuro?

JA. Me gustaría hacer algo de fotoperiodismo divertido, no esperanzador sino puramente divertido, que haga reír. Pero no lo consigo, me cuesta mucho.

Además me gusta mucho la fotografía deportiva, porque el deporte en general engloba muchos sentimientos. Me gustaron mucho hace unos años una serie de retratos de aficionados, premiados también en World Press Photo. Y pensé: ¡yo quiero hacer esto! Los retratos reflejaban el sufrimiento hermoso de los aficionados, y el fotógrafo habia sabido verlo y reflejarlo en modo maravilloso.

SO. ¿Crees que el legado y el cánon fotográfico con el que hemos construido la memoria del s. XX corresponde a la realidad?

JA. No, claro que no, la fotografía y el fotoperiodismo son muy hipócritas. No digo que no sean buenos y que no hayan hecho grandes cosas pero es muy hipócrita. Seleccionamos una parcela de lo que se puede contar, no hay 360 grados en nada de lo que contamos. Sería necesario establecer unos códigos para conocer esas situaciones que se fotografían, ya que no son visibles los diferentes puntos de vista de los diferentes fotógrafos hacia una misma foto/realidad.

El fotoperiodismo además es muy anglosajón, muy blanco y muy machista. Me encantaría cambiar esto, y dar paso a todas las culturas, y a la mujer. En esto habría que ser inflexible, y apoyar en modo más contundente a las mujeres a presentarse a World Press Photo. Personalmente odio la expresión “el punto de vista de la mujer”. Para mí es siempre el punto de vista de un fotógrafo. Y la mujer no ha estado presente hasta hace bien poquito.

Joana Biarnés, pionera fotoperiodista en España, tuvo seguramente que soportar mucho en su trayectoria profesional. No creo que muchos fotógrafos hombres estemos a su altura moral…

SO. En este sentido ¿qué responsabilidad crees que han tenido los concursos de más prestigio internacional como el World Press Photo?

JA. Tienen mucha responsabilidad. Pero poco a poco se están esforzando en abrir caminos a otras culturas y aumentar la presencia de la fotoperiodista mujer.

Como consejo recomendaría que no sean tan “talibanes” con las realidades y sociedades a las que miran, que se abran mucho más a América Latina, a África y a sociedades asiáticas no desarrolladas. Con todo esto gana la fotografía y la difusión de la imagen, que es lo que yo como fotógrafo quiero. No ganar premios yo personalmente.

Proyecciones audiovisuales BasqueDokFestival

Photographic Social Vision colabora con el BasqueDokFestival proyectando una selección formada por producciones audiovisuales de narrativas heterogéneas en torno a temáticas relacionadas con el viaje y la migración, y la memoria e identidad. La selección contará con proyectos de los autores Gerard Boyer, César Dezfuli, Oscar Dhooge, Àngel García, Camilla de Maffei, Cristina Níspero, Diana Rangel, Jordi Ruiz Cirera y Pablo Tosco.  

La labor que realiza el Área de Educación de Photographic Social Vision también estará presente con las piezas audiovisuales que recogen momentos de los talleres de fotografía participativa Más gente genial y Material sensible; en los que se promueve la inclusión social a través de la fotografía como herramienta de expresión y transformación.

La sesión tendrá lugar este domingo 3 de junio a las 16.30h en el marco de la programación del BasqueDokFestival. Puedes encontrar toda la información aquí.

 

 

Exposición PRORROGADA

MUME, Museu Memorial de L’Exili
La Jonquera, Girona
¡Prorrogada hasta el 16 de setiembre de 2018!

Áctualmente el archivo Familiar Jacques Léonard, se representa y difunde desde Photographic Social Vision, aquí puedes ver como se trabaja con él.

La exposición “Evadés. 29 décembre 1943” se basa en reproducciones fotográficas del trabajo documental que Jacques Léonard realizó en diciembre de 1943 para narrar el paso por España de miles de jóvenes franceses que trataban de huir del fascismo para incorporarse a filas en el norte de África. Es uno de los poquísimos testimonios gráficos que hay de este momento histórico. Se trata de un conjunto de fotografías de un convoy de refugiados, en su mayoría franceses, que llegaron de diferentes puntos de la geografía española, primero en Madrid y finalmente en Málaga, donde embarcaron hacia África y la libertad, el 29 de diciembre de 1943.

Jacques Léonard (París, 1909 – L’Escala, 1994), hijo de un negociante de caballos de origen gitano y de la dueña de una casa de costura de París, llega tarde al mundo de la fotografía pero con un importante bagaje profesional relacionado con la imagen. Pronto se inicia en el mundo del cine trabajando en tareas de montaje y producción y colaborando con varios directores.

Viaja por todo el mundo hasta que en 1940 llega a España en busca de localizaciones para una película sobre Cristóbal Colón, que no llega a rodarse debido a la situación bélica en Europa. Conoce el director general de cinematografía, que le ofrece la oportunidad de trabajar en varios encargos y se establece en Madrid.

En 1949 se traslada a Barcelona con el empresario teatral Arthur Kaps y se convierte en su mano derecha. Poco después conoce al humorista Robert Lamouret, al que acompaña en calidad de secretario en una gira mundial. Con él viaja a Inglaterra, Australia, Grecia e Italia. Al finalizar la gira, en 1952, se establece en Barcelona donde se enamora de Rosario Amaya, una gitana que trabaja como modelo de artistas. Se casa con Rosario e inicia su actividad como fotógrafo freelance.

Su legado se compone de 18.000 negativos depositados por sus hijos en el Archivo Fotográfico de Barcelona. Tratan diversas temáticas y hay que destacar los casi 3.000 dedicados a documentar la cultura gitana.

“Jacques Léonard dejó constancia con sus fotografías (…) de la estancia en la plaza de toros de Málaga de un numeroso grupo de jóvenes que esperaban la orden para abandonar España. (…) Este grupo tenía que marchar el 26 de diciembre de 1943, al día siguiente de Navidad, y que, por circunstancias no aclaradas, la salida se aplazó hasta el día 29, lo que alargó la espera de los que se amontonaban en aquel alojamiento improvisado. (…) Las fotografías de Léonard muestran los chicos luciendo una tarjeta de identificación en la que consten su nombre y apellidos, y representan una fuente de primer orden para ilustrar la partida de refugiados desde puertos españoles. Probablemente se trata del único material gráfico conocido hasta ahora de este episodio histórico que, durante décadas, se había mantenido en el olvido en España. (…) Pocos imaginaban entonces que los puertos españoles habían facilitado el enrolamiento de miles de jóvenes en el ejército aliado. “ (Josep Calvet, Historiador)

Más información de la exposición…

Hablamos con Daniella Zalcman, de Women Photograph

Daniella Zalcman

 

De 51 nominados de World Press Photo 2018, sólo 5 han sido mujeres. Son cifras que pueden escandalizar, y la respuesta fácil se quedaría que “el mundo sólo se ve desde los ojos de los editores hombres”. Pero ha habido concursos, como por ejemplo el World Press Photo, que han tenido mucha autocrítica para intentar mejorar estos porcentajes aunque no los han aumentado de una manera flagrante: este año el porcentaje de fotoperiodistas mujeres que presentaron sus fotografías a concurso aumentó tan solo de un 15 % a un 16 %. Ante esta situación, Daniella Zalcman, fotoperiodista y becada por Pulitzer Center y miembro International Women’s Media Foundation(IWMF), decide fundar Women Photograph. Junto con Mallory Benedict, quién es editora de fotografía en National Geographic, Zalcman impulsa esta inciativa en 2017 para dar voz a periodistas visuales mujeres, incluyendo al colectivo trans, queer y no-binario. La base de datos de Women Photograph incluye más de 700 mujeres fotoperiodistas situadas en 91 países, y está disponible de forma privada para cualquier editor a quien le interese contar con la visión femenina dentro del mundo de la fotografía. 

Por Paula Ericsson

Paula Ericsson (PE). Sólo el 15 por ciento de los fotoperiodistas son mujeres. ¿Cómo afecta esto a nuestra visión del mundo?

Daniella Zalcman (DZ). Eso significa que en gran medida estamos consumiendo noticias – ya sea sobre política, entretenimiento, sucesos o deportes – a través de una perspectiva masculina. Y aunque no hay nada malo en ella, necesita ser equilibrada también con la femenina. Somos el cincuenta por ciento de la población, deberíamos contar el cincuenta por ciento de las historias.

PE. Women Photograph se creó para proporcionar una base de datos para editores que quisiesen contratar más mujeres y también evitar excusas como “No sé dónde encontrar mujeres” o “No pienso en el género cuando contrato”. ¿Cuántos editores te han contactado desde entonces? ¿Y de qué medios de comunicación?

DZ. Mis destinatarios ha sido mayormente norteamericanos, dados mi entorno personal y mis conexiones dentro de la industria (y el hecho de que Women Photograph se gestiona casi exclusivamente en inglés), y creo que Women Photograph ha provocado debates reales. Espero haber facilitado la vida de aquellos editores que tenían la intención de contratar fotoperiodistas mujeres pero que quizás no tenían el tiempo ni los recurso parta hacerlo, y espero haber cambiado también la manera de pensar de aquellos que no creían que fuese importante contratar teniendo en cuenta la identidad de género.

PE. ¿Ha influido la fotografía femenina en la dinámica de los medios últimamente? ¿Ha traído mas diversidad a las noticias de actualidad? 

DZ. Es difícil para mí medir el impacto, pero sé que docenas de fotoperiodistas mujeres han recibido encargos porque fueron encontradas a través de la web de Women Photograph, y he tenido conversaciones con una variedad de editores de fotos que han empezado a pensar más atentamente cuando se trata de contratar a profesionales fotoperiodistas. No sé cuánto hemos impactado en las noticias de actualidad – la situación en la que los editores de fotos tienen el menor tiempo posible para llegar a alguien que está en el terreno – pero espero que para los encargos menos urgentes nos hayamos convertido en una vocecita insistente que te recuerde la importancia de la representación de la visión femenina.

PE. Estamos viviendo la cuarta ola del feminismo, especialmente visible en el mundo artístico. ¿Por qué seguimos pidiendo lo mismo desde los años 60? ¿Qué tenemos que hacer para ver un cambio real?

DZ. Bueno, no creo que sigamos pidiendo las mismas cosas. No sé si en aquellos años se discutía la importancia de la diversidad en nuestras comunidades de narradores (¡yo no estaba allí, así que no puedo estar segura!) – pero sí que se discutió y habló sobre machismo. Así que creo que ha habido una cantidad increíble de cambios positivos sólo los últimos años. De todos modos nos queda un largo camino por recorrer.

PE. De los 51 candidatos a World Press Photo 2018 5 son mujeres. Sólo el 9,8%. ¿Cuáles son las razones de esta invisibilidad?

DZ. Hay muchas razones diferentes. Y todas ellas se refuerzan entre sí y necesitan ser tratadas en conjunto. Los editores de fotos a menudo contratan a hombres de manera desproporcionada, especialmente para tareas físicamente agotadoras o peligrosas. Tendemos a reconocer la manera masculina de ver como la más importante, porque eso es lo que nos han mostrado toda nuestra vida, y lo que creemos que es más válido. Por lo tanto, para las mujeres jóvenes que surgen en la industria -con una visión diferente y una manera diversa de ver un tema global- es fácil ser marginadas. Si no vas a conseguir trabajo, crees que no puedes tener éxito, y es muy fácil que te quedes fuera.

 PE. ¿Qué papel pueden tener concursos como World Press Photo o POY para cambiar esta situación? ¿Qué consejos les daría para mejorar la representación de las mujeres?

DZ. Creo que World Press Photo se ha esforzado mucho este año para crear un cambio positivo en su concurso: han divulgado la labor de mujeres fotógrafas y fotógrafos no occidentales; en la presidencia del jurado  hay una mujer no occidental y los miembros son muy diversos. Pero no hay una solución instantánea: tenemos que revertir décadas de tradiciones profundamente arraigadas que siguen animándonos a ver aquellas imágenes seleccionadas como nominadas para la foto del año como las fotografías más valiosas. ¿Puede una imagen profundamente significativa sólo reflejar el sufrimiento humano? No lo creo, pero eso es lo que nos dice el concurso de este año. Si World Press Photo quiere cambiar la manera en que la industria del fotoperiodismo ve la fotografía como herramienta narrativa, me gustaría ver aún más diversidad en el jurado del próximo año, no sólo en términos de identidad, sino también de formación profesional. Hay que traer a comisarios, personas relacionadas con las bellas artes, expertos que trabajan en el campo visual y que ven la fotografía de manera ligeramente diferente. Personas que no estén sujetas a los estándares  y prácticas visuales de nuestra industria.

Entrevistamos a Daniel Beltrá un ganador de World Press Photo 2018

© Daniel Beltrá. Paraíso Amenazado

Nacido en Madrid y afincado en Seattle, Daniel Beltrá es un fotógrafo que se ha dedicado en los últimos 28 años a fotografiar diferentes desastres naturales. Este año ha sido galardonado por su trabajo “Amazonas: Paraíso Amenazado” en la exposición World Press Photo 2018, en la categoría Medio Ambiente.

Por Paula Ericsson

Paula Ericsson (PE). El movimiento ambientalista empezó a gestarse cuando se difundió la imagen de la Tierra tomada por la tripulación del Apolo 8 en 1968. ¿Qué papel ha tenido la fotografía desde entonces en la lucha por la defensa del medio ambiente?

Daniel Beltrá (DB). La fotografía de naturaleza ha evolucionado mucho, y cada vez nos alejamos más de esta naturaleza tan bonita y que nos gusta a todos. Ese tipo de imágenes perpetran una quimera, porque lo que está ocurriendo en el mundo no es lo que se muestra normalmente.

La fotografía es ser testigo. Los fotógrafos tenemos la oportunidad y la responsabilidad de ir a sitios donde la mayoría de la gente no tiene acceso y mostrar lo que está pasando. Cuando lees la cantidad de plástico que hay en los océanos es absolutamente demencial. No somos fotógrafos de guerra, pero sí tenemos estrés postraumático. Pese a ello, yo soy optimista y pienso que con mi trabajo muestro problemas y difundo las posibles soluciones.

PE. Pese a que estudiaste biología, empezaste tu carrera como fotógrafo en un atentado de ETA a finales de los 80. ¿Qué evolución has visto entre tu primera fotografía y tu proyecto ganador de World Press Photo 2018, “Amazon: Paradise Threatened”? ¿Qué hay de común en la motivación entre una y otra?

DB. Cuando empecé la fotografía para mí era un hobbie, igual que la naturaleza. Al principio me interesaba el fotoperiodismo y en ningún momento pensé en juntar esas dos pasiones. Yo estaba haciendo trabajo del día a día en la Agencia Efe, y se me ocurrió ir a hablar con Greenpeace en Madrid y les ofrecí colaborar con ellos. Cuando empecé esta relación laboral me di cuenta de lo que me apasionaba, y a lo largo de las dos últimas décadas he tenido suerte de poder hacer lo que de verdad me interesa: documentar el impacto del hombre en el planeta. Un proyecto como con el que he ganado el World Press Photo 2018 es una acumulación de un interés y de muchos años de ir al Amazonas. De hecho, todas esas fotos son del año pasado, pero llevo trabajando en Brasil desde el 2001.

PE. Spill es el libro –y también catálogo– editado en 2011 por Photographic Social Vision y Roca Barcelona Gallery en el que muestras 28 fotografías de derrames de petróleo en el golfo de México. ¿Crees que su difusión y su reconocimiento están cumpliendo con tus objetivos de denuncia?

DB. Cuando miras lo que está haciendo la administración actual de Donald Trump en Estados Unidos no puedes estar muy contento. Es muy difícil ver el impacto que tiene tu proyecto, pero la gente está cada vez más concienciada. Al principio con Spill había gente que me criticaba. “¿Por qué muestras algo tan horrible de una forma tan artística?”, me preguntaban. Pero estoy muy contento con la decisión que tomé y, muchos años después, sigo teniendo exposiciones en museos sobre el vertido de petróleo. Es una labor distinta de concienciación,más a largo plazo.

PE. Hablando de museos… ¿Qué papel juegan junto con los festivales y las galerías de arte en la difusión de tu trabajo?

DB. Un papel enorme ya que son una importante ventana con una difusión impresionante. Y en el fondo cuando uno hace un trabajo así es lo que quiere: cuanta más gente lo vea y se “conciencie” mejor. El concurso de World Press Photo va a generar más de 100 exposiciones y se calculan más de cuatro millones de visitantes. El impacto será increíble.

PE. ¿Qué gobiernos son más reticentes a que se muestre el impacto humano en el medio ambiente? ¿Se os intenta reprimir de algún modo?

DB. El ambientalismo en los gobiernos de Brasil o en Estados Unidos no está en auge en absoluto. En Estados Unidos no he trabajado tanto, pero lo que está sucediendo es una auténtica desgracia. En Brasil las hidroeléctricas tienen mucho protagonismo y trabajo de incógnito. Allí la mayoría de la deforestación está causada porque en el terreno donde estaban los árboles quieren poner cultivos para plantar soja. En una ocasión estaba trabajando con Greenpeace en Santa Helena, en una campaña para denunciar las talas y quemas ilegales y, cuando se dieron cuenta de lo que estábamos haciendo, los vigilantes empezaron a llamar por radio a la población para que vinieran a lincharnos.

PE. El fotógrafo Denis Sinyakov fue encarcelado en Rusia por dos meses, junto a toda la
tripulación del Barco de Greenpeace Arctic Sunrise, por documentar la protesta
pacífica que estaban realizando contra la perforación de petróleo en el Ártico.
¿Alguna vez has sido amenazado por hacer tu trabajo?

DB. Trabajando con Greenpeace te acabas metiendo en líos en algunas ocasiones. Nunca me he
pasado dos meses arrestado, pero sí he tenido problemas, aunque prefiero no ahondar en ello: no me gusta ponerme en plan Indiana Jones. Los problemas que cubro me parecen demasiado importantes como para adornarlos con mis anécdotas. En el Amazonas los locales que se dedican a oponerse a cualquier proyecto de maderas o de presas  eléctricas reciben amenazas y su situación es mucho peor. Algunos mueren. Los fotógrafos somos unos privilegiados.

PE. El problema de no dejar informar es que una sociedad desinformada es incapaz de tomar sus propias decisiones y, por ejemplo, dejar de consumir ciertos productos que provocan grandes desastres naturales.

DB. Exacto. Cuando tuve la suerte de ganar el premio concedido por la Fundación Carlos de Inglaterra, Prince’s Rainforest Project, estuvieron estudiando en el Reino Unido el impacto en la dieta de 100 productos con aceite de palma. El resultado fue que sesenta de ellos contenían ese ingrediente. Nosotros estábamos hablando de deforestación, y una parte de la campaña era el vínculo que había con el calentamiento global. Sobre todo en Indonesia, donde la producción de aceite de palma se ha comido los bosques.

PE. ¿Que reacción tiene el público frente a tus imágenes?

DB. En general tiene muy buena acogida. Me acuerdo que en una exposición una mujer estaba viendo la fotografía de los pelícanos cubiertos de petróleo y se puso a llorar. Y yo, que soy un bobo a veces, me acerqué y le dije: “¡Hombre, no es tan mala la foto!”. Y se empezó a reír.

PE. ¿Crees que retratar los desastres ecológicos con una fotografía más artística puede
sensibilizar más al espectador?

DB. No es sólo que sea más artística, sino que sea más abstracta. A veces la gente que ve mis
fotografías no tienen ni idea de lo que están observando, y eso crea una tensión, y de esa tensión yo espero que quieran llegar más lejos, que averigüen por ellos mismos qué es lo que están viendo y por qué está pasando.

PE. En una entrevista explicabas que tus fotografías “no son desastres naturales, sino que son desastres humanos”. ¿Nos cuesta preocuparnos por el medio ambiente porque tenemos la sensación de que nosotros no formamos parte de él, de que nos es algo ajeno?

DB. Parte de eso hay. Tenemos la posibilidad de adaptarnos a muchas cosas y cada vez más las poblaciones viven en ciudades: mientras abras el grifo y salga agua, cuando enciendas la luz haya electricidad, el teléfono funcione y haya comida en la nevera no hay demasiadas preocupaciones. Mucho de esto es cuestión de educación. Yo tuve la suerte de pequeño de ver la serie de Félix Rodríguez de la Fuente y, aunque nací y me crié en Madrid, él me enseñó por una ventana ese otro mundo. Estoy convencido de que la educación será la solución a nuestros problemas ambientales.

PE. ¿A cuántos helicópteros o avionetas te has subido al largo de tu carrera como fotógrafo?
¿Cómo consigues acceder a ese tipo de transporte?

DB. A menos helicópteros de los que me gustaría, porque la mayoría de fotos las hago desde avionetas, donde sí me subo mucho. Greenpeace tenía una avioneta en el Amazonas, aunque por desgracia tuvieron un accidente el año pasado. En la Antártida -de donde acabo de volver de documentar el deshielo del Ártico- alquilaron un helicóptero. Cuando trabajé en Groenlandia e Islandia alquilé avionetas, pero es muy caro: en Groenlandia una hora de avioneta me costaba 1.600 dólares y un helicóptero 4.500 dólares. Hace falta mucho presupuesto para hacer este trabajo. He tenido la suerte de trabajar codo a codo con Greenpeace y de aprovechar sus medios, pero si tuviese que financiarlo yo solo sería muchísimo dinero. Aunque una de mis aspiraciones es llegar a poder hacerlo.

PE. ¿Dónde te gustaría ir que no hayas ido aún?

DB. La zona del Himalaya, en Nepal.

PE. ¿Qué imagen te gustaría hacer para ayudarnos a darnos cuenta de que somos parte del
mundo que estamos destruyendo? ¿Qué proyectos tienes en proceso o pensado
hacer en el futuro?

DB. ¡Me gustaría saber qué imagen tendría ese impacto! Es una pregunta muy complicada y no puedo responder a ello. Como proyectos futuros tengo como objetivo seguir investigando sobre
el calentamiento global, en concreto sobre el deshielo, y sobre la deforestación tropical. Son dos temas enormes sobre los que he trabajado durante muchos años y no me veo dejándolos en ningún momento cercano. También tengo un libro casi terminado sobre bosques tropicales, pero aún me falta encontrar editores.

Núvol entrevista a Silvia Omedes: Todo lo que querías saber del World Press Photo

 

Silvia Omedes |Foto: Imma Cortés

Entrevista de Josep Maria Cortina.

Hay que decir en primer lugar que  Silvia Omedes es la fundadora y máxima responsable de Photograpic Social Vision (PSV), una entidad sin ánimo de lucro dedicada, desde hace más de diecisiete años, a la promoción de la fotografía desde muy diversas perspectivas y que hoy tiene un papel muy relevante entre los actores de nuestro sector.

Entre sus diferentes proyectos, PSV es el responsable de la organización de la exposición en la que cada año se exhiben en Barcelona los trabajos premiados por el World Press Photo en sus diferentes categorías. Desde el 2005 presenta en una de las salas del CCCB esta muestra que ha ido aumentando, año tras año, el número de sus visitantes hasta llegar a un máximo de 50.000.

Probablemente la profesionalidad y el éxito en Barcelona de esta exposición, que se presenta también cada año además de 100 ciudades de 45 países, hicieron que los responsables del concurso propusieran a Silvia Omedes que este año formara parte del Jurado de Selección como una de las dos Secretarias generales, un cargo de la máxima responsabilidad.

Esto le ha permitido vivir en primera persona la enriquecedora experiencia de participar en los jurados que valoran y pulsaban los mejores trabajos de fotoperiodismo a nivel mundial. Y de todo esto queremos hablar hoy con ella con profundidad, para que nos ayude a conocer mejor como funciona el concurso más importante de fotografía periodística de todo el mundo.

Josep Maria Cortina: Danos algunos datos que dibujen la dimensión y relevancia del WPP.

Silvia Omedes: Pues el WPP se estableció el 1954 en Amsterdam y está configurado como fundación. Trabaja en diferentes aspectos de promoción de la fotografía pero el más conocido es, sin duda, la organización del concurso anual de fotoperiodismo. Para que os hagáis una idea este año han concurrido unos seis mil fotógrafos de 140 países que han presentado alrededor de 74.000 imágenes.

Puedes leer la entrevista entera aquí

Utopia Photo Market 18

Este año la fundación se estrena con un stand en la feria de fotografía Utopia Photo Market, allí encontrarás a nuestro equipo, y podrás ver y comprar fotografías de Joana Biarnés y del Archivo Jacques Léonard, ambos autores representados por la fundación.

Fotografía numerada y firmada por Joana Biarnés

También tendremos a la venta la obra de 5 Fotógrafos Socios seleccionados para participar en ésta edición de la feria: Marcelo aurelio, Gerard Boyer, Imma Cortés, Pep Escoda y Xavier Gómez

Todos ellos son fotógrafos que se centran el el género documental y que usan la fotografía como medio de narración visual, sus fotografías explican siempre historias muy curiosas. ¡A finales de abril anunciaremos los fotógrafos seleccionados!

¡Si quieres que te avisemos cuando ya tengamos información de eventos de fotografía como éstos déjanos tu contacto aquí!

Dirección y horarios > https://www.utopiamarkets.com/es/photo/