Archivo Ferran Freixa

El fotógrafo Ferran Freixa. © Carme Masia

La obra fotográfica de Ferran Freixa i Pintó (Barcelona, 1950– Sant Vicenç de Montalt 2021), considerado un referente del documentalismo subjetivo, es representada, junto a sus herederos, por la Fundación Photographic.

La obra de Freixa es la de un autor indispensable para la fotografía contemporánea de creación. A lo largo de su trayectoria, sorprende observar cómo sus imágenes mantienen una carácter autoral absoluto, una personalidad estética de aire clásico y elegante, con equilibrio compositivo y atención al detalle, que permanece en todas las temáticas que le apasionaban: el Mediterráneo, la ruina y la erosión del patrimonio cultural, la monumentalidad arquitectónica clásica, la naturaleza que recupera espacios arrebatados, o la belleza de los objetos cotidianos en hoteles y restaurantes. Una mirada singular, melancólica y lírica, que supo visualizar el paso del tiempo y la memoria de las cosas.  

Mi mundo gira alrededor de la sugerencia, de la insinuación. Lo que siempre he buscado es poesía. Ferran Freixa   

 

Orígenes y definición de su mirada

 

En 1973, la fotografía se convierte en el lenguaje de expresión artística de Ferran Freixa. Tras estudiar dibujo y pintura a mediados de los años 60, empieza de forma autodidacta a realizar fotografías y acaba abriendo su primer estudio de fotografía y diseño gráfico, especializándose sobre todo en publicidad y moda. En 1975, conoce al también fotógrafo Josep Rigol, con quien comparte estudio profesional durante veinticinco años, en los que desarrollan sus carreras artísticas, exponiendo juntos y viajando por Europa para visitar festivales y conocer personalmente a los grandes maestros de la fotografía.

© Ferran Freixa

 

A partir de 1978, se especializa en la fotografía de arquitectura e interiorismo, colaborando con los mejores profesionales y difundiendo su obra en publicaciones nacionales e internacionales. Su actividad en ese ámbito influencia desde un inicio su trabajo fotográfico más personal, tanto a nivel formal como temático. Durante la segunda mitad de la década de los setenta, se gesta en Barcelona una verdadera revolución de la fotografía que se conocerá como “creativa”. En este contexto, Freixa empieza a consolidar una mirada particular que se sirve del blanco y negro para hacer encajar, de una manera impecable, la frontalidad, el equilibrio en la composición, la precisión y la importancia de la luz en la construcción de la imagen. Su temática más habitual son los objetos cotidianos, a los que suele proporcionar ambientes particulares mediante luces tenues.

 

 

Fotografiando el tiempo con luces y sombras

 

Sus fotografías  suponen un testimonio extraordinario a la hora de captar y realzar el patrimonio cultural urbano antes de que desaparezca. Una serie sobre tiendas históricas de Barcelona es uno de sus trabajos más conocidos, formado por fotografías de escaparates de establecimientos clásicos, tomadas entre 1979 y principios de los 80. “Muchas veces, cuando hago fotografías de estas tiendas recuerdo mi infancia, y se trata de recuerdos muy entrañables. Por eso las hago. Tengo miedo de que se pierdan y quiero dejar constancia”, confesaba Freixa. También están presentes en sus imágenes de esos años restaurantes, hoteles o el mercado de la Boquería barcelonés. 

Además, en la década de los 80, realiza una serie de trabajos de carácter experimental. Es el caso de la serie realizada para el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona en 1987, para la que Freixa quiso sintetizar continente y contenido, fotografiando cómo algunas piezas de la colección se proyectaban en las paredes del museo, de forma que las esculturas parecen desmaterializarse, convertidas en formas luminosas.  

© Ferran Freixa

En 1990, recibe el encargo de fotografiar la transformación del barrio del Eixample de Barcelona, durante la fase preolímpica para la revista Quaderns del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya. Y en 1994, realiza su célebre serie del Gran Teatre del Liceu, titulada El foc, darrer acte (El fuego, último acto), donde capta los restos de este teatro barcelonés tras el incendio que lo acababa de destruir (y que posteriormente se reconstruiría). El Liceu no era para Freixa sólo un edificio emblemático, sino un símbolo emocional de  la ciudad. No le fue fácil obtener el permiso para entrar a retratar  los restos calcinados, pero lo consiguió, dispuesto a enfocarlo como un trabajo arqueológico. Su documentación exhaustiva resulta única, porque Freixa disparaba mientras operarios limpiaban y reestructuraban el interior del teatro. Era consciente de que “aquella imagen que acababa de descubrir, al día siguiente ya no existiría”.  

En 2006, Freixa inicia otra de sus obras clave, sobre las antiguas colonias textiles catalanas. Documentar sus ruinas antes de que sean destruidas o restauradas con nuevos propósitos. Las imágenes muestran un patrimonio industrial, tras años en desuso, y hacen reflexionar sobre la caducidad de la creación humana, sobre el destino de construcciones productivas que en su momento fueron símbolo de progreso y que, ya obsoletas, son devoradas por la naturaleza. Una experiencia estética, que muestra la esencia desnuda de los espacios de una forma íntima y poética, convirtiéndolos en una alegoría del paso del tiempo.

El espíritu de esa serie se conjuga de alguna manera con la de principios de los años 80 sobre locales emblematicos de Barcelona, cuando Freixa retrata en 2013 el histórico bar Marsella del barrio del Raval. 

Tras haber vivido siempre en Barcelona ciudad, Freixa decide mudarse en 2014 a la casa familiar de Sant Vicenç de Montalt, en la comarca de El Maresme. Allí empieza a fotografiar espacios de la zona como el Hotel Estrac, entonces recién clausurado, cuyos interiores aún intactos en las imágenes del autor hablan de un pasado reciente, que parece remoto e irrecuperable. Desde entonces, el artista centra su mirada en la intimidad de su nuevo hogar y el entorno más cercano, ahondando en una obra extremadamente refinada, que dibuja los ambientes de una manera precisa, en una sinfonía de luces y sombras, con fondo autobiográfico. 

 

Reconocimiento a una mirada única

  

El fotógrafo fallece en junio de 2021. Y en 2022, su familia y allegados, en colaboración con la Fundación Photographic, le homenajean con la exposición retrospectiva “Ferran Freixa, la luz presente, que se inaugura el 22 de abril en el Museo Boca del Calvari de Benidorm.

© Ferran Freixa

Freixa es uno de los máximos exponentes de la generación de fotógrafos de la década de los setenta, que representó una segunda vanguardia, caracterizada especialmente por sus contribuciones creativas a la fotografía documental. En las antologías expositivas de su obra se suele destacar el perfil íntimo de su documentalismo.  

Se han seleccionado imágenes suyas para numerosas muestras colectivas de fotografía contemporánea española celebradas en ciudades como Nueva York, Tucson, México, Londres y París, así como en la exposición itinerante “Cuatro Direcciones: 1970-1990”. Y entre sus numerosas exposiciones en solitario, cabe destacar la amplia retrospectiva “Ferran Freixa. Fotografía 1973-2013“, en el Centre d’Art Tecla Sala (L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona). Además, su obra es parte de importantes colecciones, tanto públicas como privadas. El MNAC, el IVAM, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, o la Biblioteca Nacional de Francia son ejemplo de las instituciones que atesoran obra de Freixa. 

Partes de este texto han sido extraídas del texto introductorio para “Ferran Freixa. La luz presente” y de “El triunfo de la mirada personal”, texto de Josep Rigol para el catálogo de la retrospectiva realizada en Tecla Sala en vida de Ferran Freixa.

También se ha recopilado información en las webs de Artium, Capgròs, Fundació Palau y Revela’t.

 

 

Sus fotografías a la venta

 

Descarga el catálogo con una selección de su obra a la venta.

Copias de época realizadas y frimadas por el autor.

También disponibles copias analógicas realizadas artesanalmente y certificadas por las hijas del autor, que gestionan el Archivo Ferran Freixa.

Para acceder a más obra de Ferran Freixa, obtener más detalles o pedir cita previa para ver las copias, contactar con: imma.cortés@photographicsocialvision.org o llamar al teléfono 93 217 36 63.

  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa
  • © Ferran Freixa